Aceras: EL dolor de cabeza para municipios

Alejandro Fonseca Hidalgo redacción@periodiocogente.co.cr

Alcaldes concuerdan en que hay una falta conocimiento y educación en algunos ciudadanos

Uno de los problemas más frecuentes en nuestro barrio son las aceras. Para empezar, en algunas zonas no existen, en otras sí hay, pero su estado es deplorable. Ya sea por el paso de vehículos, porque se sembró un arbusto, se puso una banca o se instaló una canasta para basura, hay huecos o deformaciones en ella.

Lo primero que se nos viene a la cabeza es que la Municipalidad tiene el deber de hacernos el arreglo, y ojalá de inmediato, pues para eso pagamos impuestos y ellos deben tener la maquinaria adecuada junto al personal conocedor del tema. Lo cierto es que estamos en un gran error si lo pensamos así, pues por ley en el Código Municipal se establece que es obligación de cada propietario tener en buen estado esa parte del frente de su vivienda.

Propuesta inaceptada

Para ampliar sobre este tema, el señor Roberto Zoch, alcalde de Moravia, mencionó que si bien en algún momento se pretendió dejarle la responsabilidad a los municipios, esto no trascendió y se quedó en una mera idea.

“No se ha variado, debe ser el dueño el que la haga y mantenga en buen estado su acera. Hubo una propuesta pero no fue aceptada. Es que un personero del IFAM informó hace unos dos años lo contrario, pero cinco días después tuvo que rectificar”.

Ante la consulta de si el ciudadano puede ser multado por esta infracción, responde afirmativamente. “Claro lo que procede es realizar la notificación debida del Departa-mento de Ingeniería al dueño, de manera personal o por edicto. Se le da un plazo prudencial para que pueda hacer las mejoras y, en caso de no realizarlas, la Municipalidad podrá realizar la obra y luego cobrarla”.

Agrega que esta forma es la misma en la que deben trabajar todos los ayuntamientos, pues son regidos por el Código Municipal. “Es que en artículo 75 inciso D del Código Municipal dice que las personas físicas o jurídicas propietarios o poseedores deben cumplir las obligaciones de limpiar lotes, construir las aceras y darles el respectivo mantenimiento”, indica.

Quejas

Zoch reconoce que en propiedades municipales como parques o frente al edificio municipal sí es obligación de ellos velar por el buen estado y que gracias a una gran inversión las quejas están prácticamente en cero. “En propiedades privadas tenemos quejas en sectores como La Trinidad de Moravia. Por ejemplo en algunos lugares se camina por la calle pero son pocos realmente, más que todo en sectores rurales como San Jerónimo de Moravia hay un particular problema. Se dice que debe ser una pendiente no mayor al 10% y por la geografía están hasta 30% o más. El reglamento exige no ser más del 10%. De momento no hay una solución ni un ente técnico para establecer lo que se debe hacer con este tipo de geografía para estar de acuerdo con lo que indica la Ley 7600.

Repasa que hace falta conciencia y educación en la población pues muchas personas les llegan a reclamar creyendo que es obligación de las autoridades municipales. “Muchas veces existe ignorancia y por eso no hay mejoras. Puede ser una mezcla de ignorancia con falta educación y de consciencia”, revela.

Santo Domingo con casos particulares

El caso de Santo Domingo de Heredia es de sumo cuidado y atención. El mismo Alcalde Randall Madrigal repasa que no todo el cantón es zona urbana, sino que hay sectores un poco rurales. Admite, al igual que su colega que falta mucha educación al respecto en la población. “Lo que pasa es que, a veces, las personas construyen las aceras pensando en el tipo de carro que tienen y entonces una son más altas o muy bajas por lo que genera desniveles”, cuenta.

A lo que se le debe dar mucha atención es al tipo de población que predomina en este cantón florense. “Santo Domingo es uno de los cantones con un gran alto porcentaje de personas adultas mayores y también en cantidad de habitantes con algún tipo de discapacidad, y eso también debe tomarse en cuenta”.

Si no se mantienen en buen estado, notifican; y si no cumplen hay multa y pasan a hacerla ellos. Explicó que la idea es que la multa sea bastante alta para que los ciudadanos no se atengan a que ya tiene alguien que se las haga. Con esto evitan, además, que su trabajo se viera reducido a construir estos pequeños espacios de tránsito peatonal.

Falta planificación en el desarrollo urbano

Uno de los que más afinó el lápiz fue Rolando Méndez, alcalde de Coronado.

Punto por punto detalló lo que sucede para que las aceras se conviertan en un verdadero calvario.

Para empezar califica el tema complicado y controversial. A su criterio algunos propietarios se escudan en que a ellos no les corresponde reparar la acera porque la han destruido los vehículos que se estacionan sobre ella, los que dañan el cordón, el caño y la superficie de la acera.

“Hay quienes creen que frente a carretera nacional la construcción y mantenimiento de la acera le corresponde al Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Que la Municipalidad les debe hacer la acera y luego cobrarles a pagos lo cual es imposible”, cuenta.

Admite que otro argumento de algunos es que no hacen la construcción o reparación porque la Municipalidad no les otorga la asesoría técnica respecto al alineamiento horizontal y vertical.

“Hay quienes deciden atender su obligación, construyen la acera sin la asesoría por parte de un profesional, son de mala calidad y estas no cumplen con los lineamientos de ley”.

Igual que sucede en Moravia, la topografía muchas veces les juega una mala pasada. “Hay zonas donde la topografía representa un grado de dificultad difícil de superar debido a que las diferencias de nivel entre calle, acera y acceso a la propiedad dan como resultado una combinación de aceras interrumpidas por rampas que obstruyen el paso peatonal. A todo esto se le suman postes del tendido eléctrico, alcantarillado pluvial, pozos o tragantes que coincide con el trazo de la acera, y tapias antiguas que sobresalen en la línea donde construirse”.

“Todo esto es producto de la falta planificación en el desarrollo Urbano de una ciudad. Son muy pocas las construcciones nuevas que cumplen con los lineamientos para la construcción adecuada de las aceras pues este es un requisito para otorgar el permiso de construcción de las edificaciones”, dice enfático Méndez.

Problema en Tibás

El panorama en Tibás es muy complicado, según el mismo alcalde Carlos Cascante “hay grandes problemas. Esto de las aceras es algo histórico que lleva más de 35 años y se da sobre todo en el casco central del cantón que están en muy mal estado. Es responsabilidad del dueño de la propiedad, ya sea comercio o vivienda. Lo que pasa es que hubo una confusión con la Ley 9329 donde dice que la Municipalidad debe velar por las aceras, pero que se encuentren en buen estado porque está claro que hacerlas y repararlas es deber del propietario”.

Para mejorar el entorno y dar una solución al problema establecieron una comisión, la cual analizará temas como legalidad, costos y reglamentación, entre otros temas. “Donde más reclama la gente es por el casco central y la zona comercial. Dicen que los dueños no las reparan”, mencionó Cascante.

Control en aceras

Por su parte, en relación con este tema de importancia para la mejor seguridad de vecinos, en especial a los ancianos y personas con alguna discapacidad, la alcaldesa de Goicoechea Ana Lucía Madrigal informó: “El Código Municipal, lo dice en su artículo 75 y 76 de que la construcción de las aceras le corresponde a los propietarios de sus viviendas; si ellos en su momento no pueden realizarlo, nosotros cumplimos con notificar el mal estado de las aceras; y si no lo pueden hacer por sus propios medios, deben solicitarlo a la Municipalidad, se las hace y se les cobra en el recibo el valor de la acera más el 50%”.

Destacó la alcaldesa Madrigal: “Tenemos en la Unidad Técnica de Gestión Vial Municipal el proyecto de aceras, pero si tienen que canalizarlo muy bien. Los gastos son fondo públicos que son para asfaltado de calles y para el mantenimiento rutinario para esas calles”.

¿Qué dice el Código Municipal?

La ley que rige este tema es la 7794, a la que se le ha calificado como Código Municipal. Artículo 75.

– De conformidad con el plan regulador municipal, las personas físicas o jurídicas, propietarias o poseedoras, por cualquier título, de bienes inmuebles, deberán cumplir las siguientes obligaciones:

a) Limpiar la vegetación de sus predios ubicados a orillas de las vías públicas y recortar la que perjudique o dificulte el paso de las personas.

b) Cercar y limpiar tanto los lotes donde no haya construcciones y como aquellos con viviendas deshabitadas o en estado de demolición.

c) Separar, recolectar o acumular, para el transporte y la disposición final, los desechos sólidos provenientes de las actividades personales, familiares, públicas o comunales, o provenientes de operaciones agrícolas, ganaderas, industriales, comerciales y turísticas, solo mediante los sistemas de disposición final aprobados por la Dirección de Protección al Ambiente Humano del Ministe-rio de Salud.

d) Construir las aceras frente a sus propiedades y darles mantenimiento.

e) Remover objetos, materiales o similares de las aceras o los predios de su propiedad que contaminen el ambiente u obstaculicen el paso.

f) Contar con un sistema de separación, recolección, acumulación y disposición final de desechos sólidos, aprobado por la Dirección de Protección al Ambiente Huma-no del Ministerio de Salud, en las empresas agrícolas, ganaderas, industriales, comerciales y turísticas, cuando el servicio público de disposición de desechos sólidos es insuficiente o inexistente, o si por la naturaleza o el volumen de desechos, este no es aceptable sanitariamente.

g) Abstenerse de obstaculizar el paso por las aceras con gradas de acceso a viviendas, retenes, cadenas, rótulos, materiales de construcción o artefactos de seguridad en entradas de garajes. Cuando por urgencia o imposibilidad de espacio físico deben de colocarse materiales de construcción en las aceras, deberá utilizarse equipos adecuados de depósito. La municipalidad podrá adquirirlos para arrendarlos a los munícipes.

h) Instalar bajantes y canoas para recoger las aguas pluviales de las edificaciones, cuyas paredes externas colinden inmediatamente con la vía pública.

i) Ejecutar las obras de conservación de las fachadas de casas o edificios visibles desde la vía pública cuando, por motivos de interés turístico, arqueológico o histórico, el municipio lo exija.

j) Garantizar adecuadamente la seguridad, la limpieza y el mantenimiento de propiedades, cuando se afecten las vías o propiedades públicas o a terceros relacionados con ellas. Cuando en un lote exista una edificación inhabitable que arriesgue la vida, el patrimonio o la integridad física de terceros, o cuyo estado de abandono favorezca la comisión de actos delictivos, la municipalidad podrá formular la denuncia correspondiente ante las autoridades de salud y colaborar con ellas en el cumplimiento de la Ley General de Salud. Salvo lo ordenado en la Ley General de Salud, cuando los munícipes incumplan las obligaciones anteriores o cuando la inexistencia o mal estado de la acera ponga en peligro la seguridad e integridad o se limite la accesibilidad de los peatones, la municipalidad está facultada para suplir la omisión de esos deberes, realizando de forma directa las obras o prestando los servicios correspondientes. Por los trabajos ejecutados, la municipalidad cobrará al propietario o poseedor del inmueble el costo efectivo del servicio o la obra. El munícipe deberá reembolsar el costo efectivo en el plazo máximo de ocho días hábiles; de lo contrario deberá cancelar por concepto de multa un cincuenta por ciento (50%) del valor de la obra o el servicio, sin perjuicio del cobro de los intereses moratorios. (Así reformado el párrafo anterior por el artículo único de la ley N.° 9248 del 7 de mayo del 2014).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *