lunes, abril 22
Shadow

¿Qué tiene Diego Maradona y cómo será su cirugía y su pronóstico?

El astro del fútbol será operado de un hematoma en la cabeza, según confirmaron fuentes cercanas.

Según el diario El Tiempo, la leyenda del fútbol Diego Armando Maradona será operado este mismo martes de un hematoma subdural, según informó su médico personal, Leopoldo Luque.

“Lo voy a operar. Es una operación de rutina. Está lúcido”, dijo Luque en breve rueda de prensa en la puerta del hospital donde está hospitalizado el astro que acaba de cumplir 60 años.

Maradona será llevado en una ambulancia desde un sanatorio de La Plata, a 60 km al sur, hasta la Clínica Olivos, al norte de Buenos Aires, donde se practicará la cirugía.

El excapitán albiceleste, de 60 años, había sido internado el lunes para una serie de chequeos médicos a raíz de un malestar, pero en una tomografía se le encontró el hematoma, producto posiblemente de un golpe, según la prensa local.

¿Qué es?

Un hematoma subdural se presenta cuando hay acumulación de sangre debajo de la cubierta del cerebro. La sangre proviene de pequeñas venas que se han roto. La sangre se filtra de las venas formando una bolsa que sobresale y hace presión sobre el cerebro. Si la bolsa es lo suficientemente grande, puede hacer presión y dañar la parte del cerebro que envuelve.

¿Qué lo causa?

De acuerdo con el neurólogo Gustavo Castro, esta acumulación de sangre es producida generalmente por un golpe en la cabeza, aunque en raras ocasiones puede ocurrir sin causa aparente. Sin embargo, existen algunos factores de riesgo que favorecen su aparición, como su edad avanzada, en razón a que los vasos del cerebro se debilitan tornándolos más proclives al rompimiento, incluso con traumas leves.


También se ha encontrado que el consumo y por largo plazo del alcohol o de algunos medicamentos que interfieren con la coagulación favorecen su aparición, al igual que los golpes a repetición en la cabeza.

¿Cómo se diagnostica?

Castro insiste en que el diagnóstico es generalmente clínico a través de un examen que pone en evidencia las afectaciones neurológicas como pérdidas de la sensibilidad, el movimiento, el estado de conciencia o la afectación de alguno de los sentidos. Esto se puede confirmar con una imagen como tomografía o resonancia magnética que determina la magnitud y sitio exacto de la lesión.

¿Cómo se trata?

El tratamiento depende de varios factores, entre los que están la severidad del compromiso, el deterioro neurológico e incluso el tiempo de evolución. Y en ese sentido, el manejo puede ir desde la observación y la aplicación de medicamentos específicos para detener las hemorragias hasta la cirugía para drenar la sangre cuando las cantidades y el sitio donde está acumulada afectan seriamente el desempeño neurológico.

¿Cuál es el pronóstico?

Aunque por lo general el curso es favorable, en algunos casos los efectos del hematoma no pueden ser resueltos en su totalidad con estas intervenciones, sobre todo en personas mayores. Siempre el paciente tendrá que estar un tiempo que se cuenta en días en hospitalización. Durante ese periodo se siguen sus signos vitales y su evolución para controlar que no haya más sangrados y cuando se estabiliza se debe ingresar a un plan de rehabilitación integral para reacondicionar las pérdidas y recuperar las funciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *