martes, abril 23
Shadow

No queremos que mueran más funcionarios municipales por hacer su trabajo

 • UNGL: 43 años con voz municipal. Exposición al contagio por COVID-19 de funcionarios que brindan atención a la comunidad es muy alta. 

• Además de la seguridad humana, la atención oportuna de los gobiernos locales a la emergencia sanitaria se ve amenazada. 

La Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) ha presentado reiteradas solicitudes por el peligro que representa el COVID-19 para los funcionarios y funcionarias municipales que brindan servicios directos a la ciudadanía en cada cantón. 

Desde el año anterior las autoridades municipales han señalado, que los funcionarios municipales que atienden servicios para la comunidad están altamente expuestos al contagio por COVID-19, en la Mesa de Gestión Municipal, y la misma UNGL lo ha reiterado en diferentes acuerdos del Concejo Directivo, reflejados en los oficios DE-E-381-12-2020, DE-E-007-01-2021 y DE-E-062-03-2021, los cuales fueron enviados a la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología. Solicitud que también se trasladó al Presidente de la República, Carlos Alvarado el pasado 11 de mayo, y se está a la espera de una audiencia para exponerle la situación. 

Johnny Araya, presidente de la UNGL

“Municipalidades como las de Dota, Tibás, Naranjo, San Ramón y Orotina han sufrido el lamentable fallecimiento de alguno de sus funcionarios por esta pandemia; casi todos hemos sufrido la muerte de un familiar o amigo, y esperamos la vacuna para estar más tranquilos, sin embargo, hay algunas personas que urge vacunar, porque están exponiéndose todos los días por su trabajo, y no están incluidos en la lista de prioridades, como es el caso, por ejemplo, de los colaboradores que trabajan en la recolección de residuos en nuestros hogares o empresas. Pedimos a las autoridades sanitarias y al gobierno, que nos escuche, para que se dé prioridad a la vacunación de todos estos servidores municipales”, indicó el Presidente de la UNGL, alcalde Johnny Araya. 

Dentro de los funcionarios se considera a los recolectores como un grupo de alto riesgo, ya que por su labor no pueden lavarse las manos constantemente, van en un mismo camión en grupo por largas horas juntos y manipulan residuos de personas con COVID-19 en sus comunidades. 

Sumado a las peticiones escritas y verbales, y ante el propio Presidente de la República, la UNGL está haciendo un levantamiento de datos, para contar con más detalles, de la cantidad de personas que estarían requiriendo ser vacunadas en puestos municipales de alta exposición al COVID-19 y sus características. Según la información obtenida de 70 corporaciones municipales, al menos 3.000 funcionarias y funcionarios municipales están expuestos al COVID-19 por su atención directa a las y los munícipes, como, por ejemplo, inspectores municipales, parquimetrístas y encargados de limpieza de vías, entre otros. De ellos, el 34% corresponde a recolectores de residuos sólidos, en su mayoría hombres menores de 58 años que todos los días se exponen al COVID-19 para garantizar la continuidad de los servicios municipales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *