martes, mayo 28
Shadow

“Nunca se deja de ser maestra”

• Tatiana Álvarez, directora de la escuela Amadita, complacida de su labor realizada, llega a su jubilación luego de 38 años al servicio de la educación

Lilliana Pacheco Monge, periodicogentehoy@yahoo.com

SAN ISIDRO, Coronado. Luego de 38 años ejerciendo como maestra, Tatiana Álvarez puede afirmar que enseñar es también aprender amar. La docente fundadora y directora de la escuela Amadita Primary School llega a su jubilación en un día de muchos sentimientos donde estudiantes, personal y padres de familia ofrecieron un cariñoso homenaje a Teacher Tati, como le dicen de cariño los alumnos. 

La familia Malavassi-Álvarez a través de los años también creció, con hijas, sus esposos y sus adorables nietos acompañado a la teacher Tati en su despedida por su jubilación.
Las hijas de Tatiana y Jorge le entregaron un reconocimiento de una águila.

Tatiana Álvarez Borbón, llega a su retiro de la institución que vio nacer, una etapa de esfuerzo, trabajo y anhelos, su corazón está con los sentimientos encontrados, alegría de haber dado tanto y de haber tenido la oportunidad de convivir con tantos pequeños que le muestran su amor.

La teacher Tati, puso su granito de arena y contribuyó a engrandecer esta institución al lado de su esposo Jorge Malavassi, que ha sido su compañero fiel y maravilloso y han compartido junto esta historia de hacer realidad este sueño, recuerda entre lágrimas lo ha que sido su vida dedicada a la educación, es creyente en Dios y sabe que Él guío su camino para dedicarse a esta bella labor.

“Cuando Jorge y yo estábamos por casarnos les dije que en Coronado no teníamos escuela privada y que era necesaria, fue ahí cuando inicio el proyecto en 1986 con el Kínder que se llamo, El Angelito Travieso; crecimos poco a poco y siempre con el apoyo de mi suegra Amadita Rojas de Malavassi (q.d.D.g.), a la que considero fue como su madre y un ejemplo, una educadora que dejó un gran legado en la educación de Coronado”.

Álvarez, explicó,  “sabe que no es tan fácil desligarse de la institución, lleva en su corazón el don de enseñar”, destacó en su despedida, agregando, “nos dedicamos a cuidar a nuestros niños, sus alitas porque somos como águilas. Me voy pero seguiré viniendo a verlos”.

Luego de tantos años dedicándose a los chicos, Tatiana está convencida de que la enseñanza es una vocación. “Los jóvenes que están pensando en ser educadores tienen que pensar que hay que dar todo de sí, y sin esperar nada a cambio, es de gran dedicación”, afirma.

La teacher Tati, acompañada por padres de familia,  Rosalba Solano y Odalia Sánchez
El estudiante Manuel Mora le dedicó una canción y le obsequió un ramo de flores.
Tatiana Álvarez, con su esposo Jorge Malavassi, su compañero fiel y maravilloso, los acompaña la estudiante, Silvia Soto.

Amor eterno

Su esposo, Jorge Malavassi, se siente feliz de tenerla a su lado y recuerda como ella ha trabajado con la misma ilusión y entrega como el primer día que emprendimos esta tarea, “la historia profesional de Tatiana esta totalmente ligada a la historia de Amadita, desde que decidimos iniciar el Kínder como familia de educadores tuvo gran acogida y respaldo de la familia; su optimismo hizo posible que comenzáramos la escuela, son muchas las enseñanzas y su fe en Dios nos en-seño que Dios es el capitán del barco y todo es posible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *