miércoles, febrero 28
Shadow

Cómo mantener a flote su negocio

• Hoy empezamos el reto de escribir una columna que sea de ayuda para todos los pequeños y medianos empresarios y emprendedores de nuestra zona. Con ella, buscaré ofrecerles temas actuales y del día a día de los negocios.

En esta edición tocaré el tema del momento: ¿cómo mantener a flote su negocio en medio de esta crisis? Realmente dar una respuesta no es nada fácil ya que cada negocio vive circunstancias diferentes, pero lo que sí podemos decir es que existen, a mi criterio, 3 puntos claves que debemos revisar para sostener el negocio lo más sano posible y son el flujo de caja o liquidez, los costos operativos y los gastos que se tienen mes a mes.

Empecemos por el flujo de caja, ¿qué es? El flujo de caja hace referencia a las salidas y entradas netas de dinero que tiene una empresa o negocio en un período determinado. Los flujos de caja nos facilitan la información acerca de la capacidad de su empresa para pagar las deudas, por ello, resulta una información indispensable para saber la situación de su negocio.

Este flujo debe ser sólido y no puede verse en riesgo en ningún momento; pero decirlo en medio de esta crisis es bastante complicado ya que todos los factores de riesgo y los imprevistos han salido a la luz en estos casi 4 meses de pandemia. De ahí que debemos ser aún más cuidadosos con nuestro flujo de caja pues un mal manejo de los ingresos puede hacernos caer en deudas y en compromisos financieros que, más adelante, nos van absorber, se convertirá en una bola de nieve que no podremos manejar y, lamentablemente, nos aplastará.  

Si una empresa no tiene suficiente dinero en efectivo para seguir aportando en su negocio se puede volver insolvente y el ser insolvente durante un mediano de tiempo puede llevarnos a la banca rota y al lamentable cierre del negocio.

Por este motivo debemos ser muy ordenados a la hora de llevar la parte financiera de nuestra empresa, todo debe estar documentado y, ojalá, llevar controles paralelos en el sistema de su negocio y el sistema financiero. Claro está que cuando hablo de sistemas financieros no estoy indicando sistemas costosos que solo las grandes compañías pueden asumir sino, más bien hablo de una buena hoja de Excel en la que se reflejen todos los movimientos que se realiza con el dinero que genera en su empresa mes a mes, con el detalle de cada uno de los gastos y de los costos que conlleva el negocio para poder operar de forma correcta.

Analizar el flujo de caja nos da una perspectiva diferente y más real de la situación, a diferencia de otros análisis que podemos hacer como el de ingresos o ventas, ya que este incluye las cuentas por cobrar y otros elementos por los que no se ha recibido realmente ningún pago o dinero.

El flujo de caja se utiliza para evaluar la calidad de los ingresos de una empresa; es decir, su habilidad para generar dinero, lo que puede indicar si la empresa está en condiciones de permanecer solvente.

Si nos encontramos con un flujo de caja positivo significa que los ingresos han sido mayores que los gastos que se hayan tenido que hacer frente. Y, por el contrario, si el flujo de caja es negativo significa que se a gastado más de lo que a ingresado y, por tanto, debemos hacer un análisis para recortar costos operativos y gastos, un tema sobre el que ahondaremos en la próxima columna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *