martes, febrero 27
Shadow

La “empatía” un término sin rostro costarricense

Henry Quesada Agüero
Henry Quesada Agüero Licenciado en Teología

 

Hoy el viento de los aconteceres trae “mala espina”, que no es otra cosa que el destierro de la empatía.

Sin entrar en terminologías exhaustivas, sino más bien usando nuestro lenguaje costarricense; diríamos que la empatía es “ponerse en los zapatos de los demás”. Por lo tanto, no es un término muerto y en desuso, es más bien una necesidad apremiante que hoy exige el país y el mundo entero.

Gobiernos prepotentes que prometen poseer en sus manos el Santo Grial para la solución fiscal. Por otro lado, bandadas de grupos sindicalistas que dicen representar al trabajador, y estar en defensa de los más vulnerables. Pero que con huelgas interminables y bloqueos exhaustivos paralizan el país, afectando así los servicios de primera necesidad como, por ejemplo, la salud de miles de personas que por meses o años esperan una cirugía pero que hoy podrían pensar que están entre la vida y la muerte. Entonces en realidad se afectan al más vulnerable. Esto en términos de fábula seria “cortar la rama donde están sentados.”

Huelgas con inicio, pero sin final promisorio, que solo deja descontento, ruina, violencia. Aquí no se sataniza ninguna manifestación popular, pues en tiempos pasados por estas manifestaciones   hemos enderezado el timón de nuestro país.

Pero cuan gloriosa seria la posibilidad de que el gobierno y los gremios sindicales se pusieran “en los zapatos” de estas personas a quienes se les oscureció la esperanza. Y pudieran sentir en su propia carne la incertidumbre, desesperación, y agonía que ha generado esta falta de voluntad política.

La empatía es un concepto que naufraga en el bullicio de las masas, y es opacada por los “pulsos” de poder, es una virtud cuyo fantasma ya no es visto.

Resulta urgente ser rescatados por el valor de la empatía, que da soluciones certeras y trae a reflexión al opulento y afortunado.

Esta virtud da significado a la vida y es posible encontrar un alivio en su propósito. La empatía es el destello de la vida que te lleva a ver la necesidad de tu prójimo; prójimo que por años o décadas yace moribundo en la vuelta de la esquina cubierto por la indiferencia y el egoísmo.

La empatía no hace distinción, más bien es sensible y rescata la fragilidad de las personas, es dejar de hablar y poner en práctica. Es sumergirnos en el pasado y rescatar la tan conocida “regla de Oro” que el mismo Señor Jesucristo hace 2000 años pronunció: “Traten a los demás como ustedes quieran ser tratados…” Mt. 7:12 TLA.

Hoy las colectividades están estéricas, sienten el peso de la hegemonía de quienes dejaron las virtudes y valores a un lado, para emprender en el “yo”.

No dejemos que esta generación sea quien presencie el ocaso de la empatía y el reinado de la indiferencia o egoísmo, más bien transformémonos en agentes que lucha con acciones y menos palabras, seamos consecuentes a la premisa del apóstol Santiago “la fe sin obras es muerta. “ Sant.2:14-17

 

5 Comments

  • Jeans Mora

    Excelente articulo, me parece que al fin alguien hace mención de los mas vulnerables, de los que mas padecemos.
    Realmente la empatía entonces es algo importante.
    Espero mas comentarios de esos.

  • Jancy

    Empatía , un término casi erradicado, solo conocido en teoría olvidado como práctica, a menos que se trate de la ” empatía conveniente ” , cuando estoy de acuerdo y entiendo perfectamente a alguien para hacer eco y obtener algun beneficio para ambos o incluso únicamente para mi !!! , de esa forma se ha distorsionado un término el cual su único y justo significado ese ” me pongo en tus zapatos e intento ayudarte”.
    El “yo” se interpuso ante la empatía destronandola, aunque aún hay tiempo de debolverle su lugar!…
    Excelente artículo nos hace reflexionar!

  • Greicy Rivas

    Excelente punto de vista..padecemos de la empatía y pensamos solo en nosotros mismos y no vemos el sufrir de los demás.
    Gracias Henry..

  • Manolo

    Bah, muy anticuado este mae, eso ya pasó de moda y eso, que en estos tiempos la gente goza de más garantías y derechos que nunca!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *