martes, mayo 28
Shadow

Amadita Rojas de Malavassi, Hija Predilecta de Coronado

Publicación Gente: Abril 2016

Lilliana Pacheco Monge

Concejo la distingue por sus aportes, amor, entrega y disciplina en la formación educativa de niños y jóvenes del cantón

amadita

Foto: Gente/Archivo

 

Amada Rojas de Malavassi muy querida y respetada por todos, quienes la conocen como la Tita Amadita, recibió un merecido y reconocido homenaje por el Concejo Muni-cipal que en sesión extraordinaria la declaró Hija Predilecta del cantón de Coronado por su entrega y aportes a la educación, que con su amor y disciplina formó valores entre cientos de niños y jóvenes de esta comunidad.

Esta gran educadora supo ganarse el cariño de todos sus estudiantes como maestra y luego como directora por 38 años en la escuela José Ana Marín Cubero.

La Tita Amadita inició su vida docente en la misma escuela que cursó la educación primaria. Con nostalgia pero con mucha satisfacción por el homenaje recibido, hizo un recuento de aquellos años difíciles en que la educación era considerada por los padres de familia como algo que no era importante. “Para esa época la escuelita tenía serios problemas, los estudiantes llegaban descalzos, no tenían dinero para comprar uniformes y los problemas de salud como los parásitos intestinales o la desnutrición eran serios. Allí comenzó la dura tarea junto con la comunidad para resolver los problemas, no solo de salud, sino de infraestructura de la escuela pues los niños no contaban con áreas verdes ni baños adecuados, y gestionaron ante el Gobierno la construcción de un edificio y con personal docente dispuesto a capacitarse; fue así como la escuela logró ocupar su lugar de excelencia”.

Amadita formó su hogar con Enrique Malavassi, geólogo y profesor universitario quien siempre la apoyó en sus proyectos; de esa unión procrearon cinco hijos: Eduardo, Luis, Florisa, Leda y Jorge. Además, fundaron la Asociación Cultural de Coronado.

En esos tiempos, la abnegada educadora soñaba con crear una escuela que impartiera educación bilingüe con la finalidad de que los niños tuvieran un mejor futuro laboral; es así como nace en 1986 el preescolar y la escuela Amadita Malavassi, y en 1994, el colegio Enrique Malavassi (EMVA).

Tras 68 años de estar ligada a la educación en Coronado, hoy a sus 89 años ha tenido que alejarse de las aulas por razones de salud, pero sigue comprometida dando seguimiento y apoyo como el primer día que ejerció su profesión y contribuyendo con su experiencia a la formación de las nuevas generaciones.

Trabajadores homenajeados

En esa misma sesión, el Concejo rindió homenaje a los exempleados de la Municipali-dad Franklin Zamora y Jesús Araya, quienes laboraron por más de 30 años con eficiencia, colaboración, valores y compromiso al servicio de la comunidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *