jueves, julio 18
Shadow

Estudiantes estrenaron edificio del Liceo Napoleón Quesada

Publicación Gente: Febrero-Marzo 2016

Adriana Hernández Valverde

El curso lectivo 2016 les dio la bienvenida a los 1100 estudiantes en un edificio anexo totalmente nuevo

napo

Foto: Gente/Archivo

En el Liceo Napoleón Quesada el inicio del curso lectivo 2016 fue muy distinto en comparación con años anteriores.

El pasado 9 de febrero, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, inauguró el curso lectivo del presente año en las instalaciones del colegio ubicado en Goicoechea, tomando en cuenta el nuevo edificio donde los estudiantes empezaban ese día a recibir lecciones.

Desde su fundación el 12 de abril de 1955, el Liceo Napoleón Quesada no había tenido una transformación tan marcada. Las aulas, los baños, los laboratorios y el edificio administrativo han sido los mismos sin recibir mucho cuido.

“Decidimos luchar para recibir la ayuda del Minis-terio de Educación Pública y poner en marcha un cambio en el colegio; las instalaciones ya no daban para más y esto pone en riesgo a los estudiantes”, comentó Guiselle Brenes, directora del Liceo.

Aulas nuevas

Conscientes de las necesidades de la institución, en 2015 el Gobierno de la República y el Ministerio de Educación Pública (MEP) asignaron una partida económica de más de ¢4 mil millones para el inicio de las obras. GAIA fue la empresa constructora contratada mediante licitación pública por el MEP.

El nuevo edificio cuenta con un total de 26 aulas en que imparten clases, principalmente de materias básicas.

“Nos sentimos orgullosos y agradecidos por recibir un nuevo curso lectivo en instalaciones bonitas y adecuadas para los chicos, siendo esta apenas la cuarta parte de los que se va a construir”, agregó Brenes.

Claridad, abanicos, ventanas grandes, pizarras blancas, salidas de emergencia y pupitres nuevos, son algunas de las diferencias que tienen las nuevas aulas con respecto a las anteriores.

El enzacatado, algunos pasillos, los basureros y parte de los pupitres fueron parte del apoyo de la Junta Direc-tiva del Napoleón Quesada.

El edificio, en el que se invirtieron ¢1097 millones del total que brindó el MEP, cuenta con baños para los estudiantes, pilas y duchas, estas últimas deben ser arregladas porque las entregaron con un desnivel hacia fuera.

“Solamente hay un detalle por el que vamos a seguir luchando y es para que nos construyan baños a los profesores y personal administrativo; no es adecuado tener que caminar casi 400 metros para que nosotros tengamos que venir a los servicios sanitarios viejos; además de esto, pediremos que el edificio administrativo esté cerca del edificio nuevo para tener más control sobre los estudiantes”, expresó Brenes.

Según la directora, los alumnos están encantados con las nuevas aulas porque su infraestructura es novedosa y acogedora, y el orden en los pasillos es unos de los aspectos más rescatables.

Aunque ya se cuenten con 26 aulas nuevas, las antiguas aún se siguen utilizando ya que la cantidad de alumnos para este 2016 aumentó a 1100, aproximadamente. Es el motivo por el cual la construcción de los dos edificios que faltan se iniciará este mismo año.

“Con los tres edificios terminados tendremos un total de 70 aulas, entre ellos talleres y laboratorio. Todo es un proceso y poco a poco se vendrán más cambios”, añadió Brenes.

Ya se está realizando un proceso de cuido para el nuevo edificio. Por el momento se tienen coordinadores por pabellón y pronto se va a realizar un plan que va salir de los estudiantes, pues se considera que es mejor si las ideas de cómo cuidarlo surgen de ellos mismos.

Según la directora, los padres de familia también serán tomados en cuenta para el refrescamiento de nuevas ideas.

Proyectos en mente

Una vez finalizada la construcción de los tres edificios, se espera reconstruir todas las instalaciones antiguas. “Es un proceso que nos va a llevar bastante tiempo, pero las cosas se irán logrando. Vamos a mover la partida que nos brindó la empresa Phillips Morris para la tapia de la parte de atrás del Liceo”, informó Brenes.

La Municipalidad de Goicoechea aún debe ¢10 millones en materiales. En el 2015 fueron aprobados ¢25 millones y solamente han entregado ¢15 millones; con estos materiales la Junta Directiva de la institución espera realizar mejoras.

El gimnasio, el anfiteatro, las canchas de basquetbol y los lugares de esparcimiento, son otros aspectos que quiere mejorar la administración del Napo. Todos estos planes se irán realizando de acuerdo a las necesidades de la institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *