martes, mayo 28
Shadow

El amor por el arte no tiene edad

Asus 68 años, vecina de San Vicente de Moravia es un ejemplo de que no hay edad para soñar y trasciende fronteras con su arte

Lilliana Pacheco Monge, periodicogentehoy@yahoo.com

MORAVIA. En la feria que se viene realizando en las instalaciones de la  Casa de Desarrollo Humano (CDH) en Moravia nos llamó la atención, Emilia Fernández Salazar, con mucha dedicación, esmero y segura de lo que estaba elaborando –una artesanía–, que al entrevistarla nos contagió de su entusiasmo y entrega  en cada una de sus creaciones en porcelana fría y  resina.

Con 60 años de edad doña Emilia Fernández Salazar se cuestionó qué quería hacer de su vida. Con sus hijos ya grandes decidió que tenía un sueño y este era crear con sus manos la vida del ser costarricense.

Eso fue hace 8 años y desde ese momento su crecimiento ha ido en aumento.

Trabaja en porcelana fría y en resina.

Emilia Fernández Salazar, con mucha creación realiza sus labores. Asus 60 años decidió iniciar su emprendimiento y ha participado en ferias internacionales.
Emilia Fernández, acompañada de la vicealcaldesa de Moravia, Sonia Altamirano, Flor Vega y Alvaro Vega. En las instalaciones de la Casa de Desarrollo Humano.

Ella misma describe “hago artesanías personalizadas, como aretes o cosas que la gente pide, como centros de mesa o arreglos de un queque. Ya tengo 8 años practicando las artesanías. Eso me ha permitido tener el sello Costa Rica Artesanal y otro sello del Instituto Costarricense de Turismo (ICT)”.

Su cara llena de ilusión y nostalgia. Cuenta que la inspiración le llega de sus antepasados, de la vida de sus abuelos y padres, con costumbres y tradiciones.

Gracias a su excelente trabajo fue a exponer a una Feria en Panamá, representando a Costa Rica. Recuerda que fue una gran experiencia y a los hermanos canaleros les encantó su arte.

Tiene una tienda en el mercado de artesanías, en San José que les puso el ICT y de ahí mucha mercadería sale al extranjero. Igual que sucede con lo que expone en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.

“Al extranjero le gusta ver lo que hacemos. Somos 270 artesanos”, revela.

Cumplió su sueño

Su ingreso a este mundo artístico lo describe como algo muy particular. “Es que yo era una ama de casa. Vivía en Limón y me vine para San José. Yo decía que no me quería quedar sin hacer nada aquí encerrada. Fue ahí donde me vinieron los recuerdos de mi infancia y quise representar nuestra cultura y las vivencias que tuve con mis abuelos”, menciona con nostalgia.

 Pero además elabora animales de granja, los famosos pasitos, cogedores de café y todo hecho a mano.

“Para mí es un orgullo hacer esto. Me di cuenta de que tenía esa habilidad. Comencé con prueba y error y ya participo en la economía de mi hogar.

Esto es parte de un vivir muy lindo y también es alcanzar una edad madura donde uno tiene cosas que hacer con mucha creatividad. A otras mujeres les digo que esto es muy bonito, que uno puede experimentar. Aquí hay vida, hay esperanza y hasta hay dinero. Me ha hecho muy feliz a mi y estoy muy orgullosa porque vamos a ferias y las ventas son muy grandes”, repasa.

Esta ama de casa agradece a su esposo, por colaborarle con la madera y a una de sus hijas por manejarle las redes sociales. Pueden encontrar su trabajo en Creatividades Emilia CR. Su teléfono es el 7209 4541.

También agradece el apoyo que le ha brindado el alcalde de Moravia, Roberto Zoch y la vicealcaldesa, Sonia Altamirano que nos abrió las puertas de la actual Centro de Desarrollo Humano, donde voy a estar junto a otras artesanas de la comunidad exponiendo nuestros trabajos al público.

La vicealcaldesa, Sonia Altamirano, expresó su alegría de ver el talento que hay en el cantón.

‘‘Desde hace ocho años hemos venido trabajando a través de la Oficina de la Mujer con los emprendimientos y dándoles el apoyo. En la Casa de Desarrollo Humano es precisamente un lugar para que todos los vecinos de la comunidad puedan ver la calidad de las creaciones de las artesanas, pero el objetivo es que que se convierta en un centro donde la misma comunidad va ir marcando cuales son las necesidades para ofrecer un lugar para diferentes actividades de la comunidad. Hay varios salones, científica para que los niños puedan recibir robótica, en el salón rosa, se podrán realizar actividades de danza, entre otras, en la galería es para exposiciones de nuestros artistas, teatro, conversatorios y  la sala de historia’’,  explicó la vicealcaldesa Altamirano.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *