viernes, junio 14
Shadow

Principal compromiso de la CCSS es proteger al personal y pacientes durante pandemia

Afirmaciones sindicales emitidas este jueves no son de recibo.

Las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) han puesto como prioridades, desde el inicio de la pandemia por covid-19, la protección del personal de salud y pacientes, así como la asignación de todos los recursos posibles para la atención de la emergencia.

Las afirmaciones emanadas del bloque sindical, este jueves, en nota dirigida a la cartera de Trabajo y Seguridad Social, no son de recibo y están lejos de los inmensos esfuerzos realizados por la institución para garantizar la continuidad de los servicios en esta emergencia mundial sin precedentes.

Desde enero pasado, al conocer la situación mundial generada por la covid-19, en la Caja se activó la red de vigilancia epidemiológica a través de las alertas del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) y se puso en funcionamiento el Centro de Control de Operaciones (CCO) Central en el que participan todas las gerencias.

Personal de limpieza de CEACO preparado para su labor diaria.

Entre las primeras acciones estuvo garantizar el abastecimiento de equipo de protección personal (EPP) para los colaboradores en todo el país. De marzo a agosto, la CCSS adjudicó 23.6 millones de dólares en EPP y distribuyó alrededor de 63.5 millones de piezas a los centros de salud en todo el país.

Según indicó el gerente de Logística a.i., doctor Esteban Vega de La O, en los próximos meses la institución invertirá 19 mil millones de colones en compras ordinarias ya autorizadas por la Contraloría General de La República.

El titular fue enfático en que los procesos de compra cumplen los estándares de calidad basados en las fichas técnicas y las normas de calidad establecidos por organismos internacionales.

Vega de la O, afirmó que la institución cuenta con abastecimiento de EPP para atender las necesidades institucionales. “El inventario institucional lo constituye las existencias en el Área de Almacenamiento y Distribución (ALDI) y en todas las unidades de la red de servicios de salud”, indicó el gerente. Agregó que “cada semana se realiza distribución de insumos a las diferentes unidades en el país”.

Otros esfuerzos han sido fortalecer la capacidad institucional con el plan de expansión de camas hospitalarias, la reconversión de servicios, la compra de ventiladores (ya ingresaron 373), la autorización de 3 782 nuevas plazas de diferentes perfiles ocupacionales, el pago de jornadas extraordinaria y la sustitución inmediata de personal incapacitado por covid.

A la fecha, la CCSS ha ejecutado ¢ 74 733 millones del Fondo de Contingencia del Seguro de Salud, lo que representa un porcentaje del 87.9%. Está en proceso la aprobación por parte de la Contraloría General de la República del presupuesto extraordinario N°02-2020, en donde se incorporan recursos para reforzar en otros ¢ 40 000.00 millones, con lo cual se alcanzaría la suma de ¢125 000.00 millones que se serían utilizados en la atención de la pandemia.

Las autoridades también dieron a conocer que de los 2 815 funcionarios confirmados por covid al 23 de setiembre anterior, se había identificado en 380 casos un nexo laboral por atención directa de pacientes, es decir un 13% de los casos. Del resto 507 fueron producto de la interacción social en el ámbito laboral con otros compañeros sin relación con atención directa y otros casos se mantienen en investigación o fueron por contagio en las comunidades.

De acuerdo con las autoridades si bien la muerte de cualquier persona, sea población general o funcionario de salud, es lamentable, en el caso de estos últimos presentan de igual forma factores de riesgos y situaciones propias del curso de la enfermedad por covid-19 que pueden llevar a un desenlace fatídico.

Cabe destacar que al 28 de setiembre, la CCSS había emitido incapacidades asociadas a covid-19 a 15 931 funcionarios, de los cuales 219 están vigentes. La institución de manera proactiva emite orden de cuarentena a todos los funcionarios contactos cercanos, que, si bien no presentan síntomas, se asume como una acción preventiva para reducir el riesgo de transmisión en el personal de salud y hacia los pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *